Jabalí & Turismo Gourmet en Suipacha

“Comencé con la cría de jabalíes hace ocho años como hobby y consumo personal, ya que, a partir de practicar su cacería toda mi vida, poseo bastante conocimiento acerca de un animal que siempre respeté y me gustó mucho, y que nos está dando de comer desde hace miles de años como antecesor del cerdo doméstico” dice Eduardo Beuille, propietario de La Escuadra.

Aprovechando una larga experiencia cinegética sobre los jabalíes, se ha dedicado a su cría y reproducción. 
El rodeo parental, se formó con ejemplares puros de las provincias de Neuquén, Rio Negro y La Pampa (con ancestros de Polonia y Rumania).
Los jabalíes criados en semicautividad, crecen con una dieta natural de granos y pasturas sin agregados químicos, hormonales, o estimulantes del crecimiento, cuidando el sabor de la naturaleza. Así es posible  disfrutar de un manjar tan antiguo como natural.
 
“Nosotros elaboramos chorizo seco, longaniza, jamón y bondiola ahumada, queso de cerdo, chorizo colorado y morcilla, todo con carne de jabalí, con el mismo proceso que las facturas convencionales de cerdo. Sin embargo, por ser su carne muy magra, se debe tener cuidado con el secado, por lo que a los chorizos le agregamos algo de tocino”, comenta Eduardo Beuille y agrega:“nuestro caballito de batalla es el filete de carne ahumada en aceite”.
La Escuadra, en Suipacha, Pcia. de Buenos Aires, puede ser visitada los Sábados, Domingos y Feriados, con un recorrido guiado sobre la crianza y reproducción del jabalí europeo (Sus Scrofa Scrofa), sus orígenes y cómo se fue dando su incorporación a nuestra fauna.
 
El recorrido finaliza con una degustación de los productos derivados del jabalí, manufacturados artesanalmente en la granja.